La sorprendente infancia de Jennifer López y la valiosa lección de vida que busca dejarles a sus hijos

Jennifer Lopez es una de esas artistas de doble estrellato: actriz consagrada en Hollywood, cantante de fama mundial. Comenzó su carrera en el séptimo arte: en 1987 tuvo un papel menor en Mi Litte Girl. La alcanzaron con unos pocos minutos en escena para que, a partir de entonces, los productores repararan en ella.

Si bien su objetivo era triunfar en la música, su gran hito se registra en la pantalla grande. Ocurrió en 1993 cuando la convocaron para protagonizar Selena, el filme basado en la vida de la cantante y compositora norteamericana que murió de un disparo por la espalda. El papel le valió a Jennifer una nominación a los Globos de Oro como mejor actriz. Además, cobró su primer un millón de dólares, el que sería la piedra fundacional para la inmensa fortuna con la que cuenta hoy: 400 millones de dólares.

En 1998 protagonizó Out of Sight. Los especialistas en la materia coinciden en que en esa película se vio su mejor versión. Recién al año siguiente pudo cumplir su gran anhelo al debutar como cantante con el sencillo “If You Had My Love”, e inmediatamente se convirtió en el hit número uno de los Billboard hot 100. Ese corte difusión perteneció al álbum On the 6.

En el 2001 ingresó a los récords Guinness y hasta ahora nadie logró destronarla. ¿De qué se trata? En simultáneo lanzó J.Lo, su segundo álbum discográfico, y estrenó la película The Wedding Planner. En la misma semana cada uno de los productos alcanzó el primer puesto. Los dos ranking tenían su nombre grabado pegado al número 1. Si bien hay otros artistas que se desdoblan entre la actuación y la música, como Lopez, nadie logró sacarle ese lugar de privilegio en los Guinness.

No hace falta describir todo lo que Jennifer Lopez logró en su carrera. Es una marca registrada que traspasa fronteras. Incluso, se habla de ella como una de las latinas más reconocidas, cuando en realidad nació el 24 de julio de 1969 en Estados Unidos. Sucede que sus padres, Guadalupe Rodríguez David López, son oriundos de Puerto Rico, y llegaron a tierras estadounidenses en busca de un mejor futuro. Jennifer siempre colaboró -a través de diversas donaciones- con el país de sus padres, y adonde todavía reside gran parte de su familia. Los lazos siguen, y ella se encarga de no cortarlos.

Esa preocupación por ocuparse y mantenerse informada sobre la realidad de los sectores más golpeados de Puerto Rico tal vez tenga que ver con su infancia. Los primeros años de vida de Jennifer no fueron fáciles. Si bien en alguna oportunidad remarcó que fue feliz más allá de todo, vivir en la pobreza la marcó para siempre

Jennifer López con sus padres y sus hermanas

.

López nació y creció en el Bronx, uno de los barrios más humildes de Nueva York. Tanto Guadalupe como David trabajaban en lugares en los que la paga no era la mejor. Por ende, para poder generar dólares extras debían hacer horas extras, lo que requería prácticamente no estar en el hogar. Jennifer tiene dos hermanas, una mayor, quien de alguna manera tuvo que hacerse cargo de cuidar a las otras dos, cuando papá y mamá no estaban.

Vivían los cinco en un departamento de dimensiones escasas, todos casi amontonados, hasta que se pudieron mudar a algo más grande cuando Jennifer cumplió 10 años. Eso no cambió que muchas veces no tuvieran para comer. A la par, la actriz siempre rescató la preocupación de sus padres para que estudiara, logrando hacer una carrera que le permitiera superar aquella precaria situación.

Jennifer López con sus hijos

No obstante, eso generó intercambios de ideas con sus padres, quienes querían que siguiera una carrera universitaria. Ella aceptó, pero seis meses desistió y terminó abandonando la facultada, lo que significó una gran desilusión para Guadalupe y David, según contó la propia Jennifer al hablar de sus primeros pasos artísticos. En ese momento les prometió que iba a triunfar como artista, y con solo 18 años se mudó sola a Manhattan, llevando los pocos ahorros que había juntado.

Empezó a tomar clases de danza, canto y actuación. Mientras tanto, vivía en un departamento en el que no tenía muebles, ni siquiera una cama. Dormía en un colchón tirado en el piso. Antes de conseguir ese lugar, llegó a pedir permiso para dormir en la escuela de danza a la que concurría, porque no tenía un techo.

Jennifer no esconda ninguno de esos días. Sus hijos, Emme Maribel y Maximilian David, frutos de su relación con el también cantante Marc Anthony, siempre supieron de su pasado, de su infancia muy distinta a la de ellos, de su adolescencia repleta de dificultades. La artista contó que lo hizo para que entendieran lo que significa el sacrificio. En alguna oportunidad los llevó al Bronx para que tomaran dimensión de lo que había vivido.

Jennifer López y su actual pareja, Ben Affleck

Jennifer López y su actual pareja, Ben Affleck 

Hoy la relación familiar es maravillosa. Las fotos con sus padres son moneda corriente en sus redes sociales. El año pasado Jennifer habló de su madre y los halagos estuvieron a la orden del día. Logró regalarle un presente sin ninguna clase de apremio económico.null

“Lupe fue una madre joven, se casó cuando tenía 20 años. Tuvo a mi hermana cuando tenía 21. Nos tenía a todos a los 26, así que todos crecimos juntos. Era como vivir con una adolescente, sinceramente. Ella quería que fuéramos independientes. Nunca quiso que tuviéramos que depender de un hombre para nada porque eso es lo que le enseñaron cuando creció”, señaló Jennifer López sobre su madre, de quien sin dudas heredó el espíritu de lucha.

Jennifer Lopez, de niña

Fuente: Infobae

Read Previous

Murió el arzobispo Desmond Tutu, a los 90 años

Read Next

De película! DNCD apresa a tres y ocupa 800 paquetes de cocaína en Boca Chica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *